Museo Antártico Ushuaia Dr. José María Sobral

Colección

Rompehielos Argentinos

Historia de nuestros primeros buques polares

Corbeta ARA Uruguay

Construida en los astilleros Cammell Laird Bros. de Birkenhead Inglaterra a un costo de 32.000 libras, según un contrato firmado para dos unidades gemelas (Uruguay y Paraná). Botada el 6 Marzo de 1874 al mando del capitán inglés Jaime A. Powlett y una tripulación de 27 hombres, inició su viaje al país en convoy con la Paraná, arribando ambas a Montevideo el 5 de Julio de 1874. En este puerto eran esperados por sus comandantes argentinos, los que recibieron los buques simbólicamente el 6 de Julio, para luego zarpar y entrar al Riachuelo el día siguiente.

En 1903 la expedición científica sueca embarcada en el Antarctic, dirigida por el Dr. Otto Nordenskjöld, se dio por perdida en aguas antárticas. La República Argentina halló a la corbeta Uruguay apta para el rescate y encomendó prepararla adecuadamente para la lucha contra el hielo, reforzando la proa y la roda, llenando los doble fondos con aserrín de corcho, agregando en proa un castillete "lomo de ballena" y en popa dos, uno por banda, así como tanques para 6 TN adicionales de petróleo. El 8 de octubre de 1903, la Uruguay zarpó de Dársena Norte despedida por el Presidente, Julio A. Roca, con sólo 22 hombres, comandada por el TN Julián Irízar. La travesía hasta Cerro Nevado fue buena y rápida, casi sin contratiempos. El 8 de noviembre se producía el feliz encuentro con el doctor Nordenskjöld y sus compañeros, entre los que estaba el alférez Sobral. Regresa a Buenos Aires, el 2 de diciembre de 1903.
En 1904 vuelve a la Antártida para efectuar los relevos de la flamante base Orcadas que fuera operada hasta ese momento por miembros de la expedición escocesa de William Bruce, en la temporada 1904-1905, durante la cual buscó infructuosamente a la Expedición Francesa del doctor Jean Charcot cuyo paradero se ignoraba. Así con esta pequeña y frágil nave, continuó navegando el Drake, el Cabo de Hornos, para reaprovisionar la base Orcadas hasta 1922. También llegó a la isla San Pedro (Georgias del Sur) entre 1909 y 1919, aprovisionando la Sociedad Argentina de Pesca, estación ballenera, de carbón y víveres y aun levantando cartas y efectuando hidrografía. Hoy, a casi cien años de su incorporación a la Armada Argentina, la corbeta “Uruguay” es el buque más antiguo de la marina, convertida en museo de sus propias glorias, en el puerto de Buenos Aires.

Goleta Austral


Preocupado el gobierno por tener un buque apropiado para misiones antárticas, adquirió Le Francais al Dr. Charcot, el 22 de noviembre de 1905, en la suma de $ 50.000, El 17 de diciembre se la rebautiza AUSTRAL, bajo el mando del teniente de navío Lorenzo Saborido.
Con casco de roble especialmente construido para la navegación polar, aparejo de goleta de tres palos, fue botado en el astillero Gautier, de St. Maló, Francia, el 27 de junio de 1903. Sus dimensiones en metros eran: 40,00 x 4,00 x 4,80 y tenía un desplazamiento de 900 toneladas. Estaba equipada con un motor auxiliar a vapor de 250 CV, acoplado a una hélice. Su dotación original era de 25 tripulantes.
En el verano del año 1906 efectúa una campaña a las Islas Orcadas y a su regreso sufre varias modificaciones efectuadas en el Taller Naval de Dársena Norte, entre ellas el cambio de la máquina propulsora. Al mando del Teniente de Navío D. Arturo Celery, zarpó de Buenos Aires el 19 de diciembre de 1906, en una nueva campaña antártica.
El 21 de diciembre, en medio de un fuerte temporal, la goleta naufraga luego de varar en el Banco Ortiz. La tripulación fue rescatada por el aviso GAVIOTA, de la Armada Argentina. Como consecuencia del siniestro la “Uruguay” debió retomar su destino antártico y navegar hasta el año 1922 para realizar el relevo anual del observatorio de la isla Laurie.
A partir de 1923 y hasta 1947 en que comenzaron las campañas antárticas anuales, continuaron los rutinarios viajes de relevo y reaprovisionamiento del observatorio de la isla Laurie los siguientes transportes navales: “Guardia Nacional”, “Pampa”, “1º de Mayo” y “Chaco”.

Rompehielos A.R.A. General San Martín

Breve reseña histórica

Fue el primer rompehielos de la Armada Argentina, durante 25 años navegó los helados mares antárticos, efectuando permanentemente Campañas de Verano y de Invierno, llevando a cabo misiones de búsqueda y rescate de barcos, navegantes y expedicionarios, posibilitando la fundación de refugios y bases antárticas, reabasteciéndolos, relevando sus dotaciones, explorando los confines del Mar de Weddell y realizando tareas de investigación oceanográficas, hidrográficas y meteorológicas en toda la Antártida Argentina

Los comienzos de su labor antártica

Procedente de Alemania, donde se construyó, arribó a nuestro país en 1954 al mando del capitán de fragata Luis Tristán de Villalobos. Participó de inmediato en la Campaña Antártica de Verano 1954/1955. La Fuerza Naval Antártica, que el rompehielos integraba, se encontraba bajo el comando del capitán de navío Alicio Ogara. Estaba constituida por los buques de la Armada Argentina Bahía Aguirre y Bahía Buen Suceso, tanque Punta Loyola, hidrográficos Chiriguano y Sanavirón y de salvamento Yamana, cuatro aviones, tres helicópteros y seis lanchas de desembarco (EDPV), completaban la fuerza.

Fundación de la Base de Ejército General Belgrano récord de latitud Sur para el rompehielos

En la Campaña de Antártica de Verano 1955-1956 el capitán de navío Alicio Ogara hizo una penetración profunda hacia el sur del Mar de Weddell, para instalar junto al personal de Ejército, liderado por el General Hernán Pujato, la Base General Belgrano que fue inaugurada el 18 de enero de 1955, batiéndose en esa ocasión el récord de latitud Sur alcanzada por un buque dentro del campo de hielo marino.
Continuó realizando las campañas de verano 1956/1957 y 1957/1958 actuando junto al rompehielos las unidades de transporte Bahía Aguirre e hidrográfico Chiriguano.
Realizó una campaña invernal al mando del capitán de fragata Jorge A. Boffi y, si bien las condiciones del campo de hielo no permitieron una penetración profunda hacia el sur del Weddell, se cumplimentaron parcialmente las observaciones meteorológicas, biológicas y oceanográficas programadas
Una vez finalizada su actuación en la campaña antártica de 1962/63, el rompehielos recibió la orden de realizar una navegación circumpolar con el propósito de llevar a cabo estudios glaciológicos y batitermográficos
En la campaña antártica de 1964/1965 se habilitó la Base Científica Almirante Brown en Puerto Paraíso, equipándola como base científica permanente a cargo de un jefe de la Armada, personal militar para operación y mantenimiento de equipos y mecanismos y un grupo de científicos civiles.

Rompehielos ARA Almirante Irízar

Construido en 1977 en los Astilleros Wärtsilä en Helsinki de Finlandia, fue entregado a la República Argentina el 15 de diciembre de 1978. Desde entonces participó año tras año en el abastecimiento de las bases antárticas argentinas, y de otros países y es el buque insignia de la Fuerza Naval Antártica. Se trata del único rompehielos con asiento en el hemisferio sur, otros buques en el hemisferio tienen categoría de transporte polar.
Participó en la guerra de Malvinas como buque hospital hasta el final del conflicto, sin sufrir ataques.
En junio de 2002, participó en la operación "Cruz del Sur", rescate del buque de transporte polar Magdalena Oldendorff, atrapado en los hielos antárticos, avanzando sobre los 330 Km de hielo, aprovisionó al buque con medicinas, combustibles y alimentos.
Entre mediados de la primavera y el otoño, el Almirante Irizar participa de las Campañas Antárticas, utilizando la Base Naval Ushuaia como punto de apoyo, se dirige a las bases argentinas, las reaprovisiona, recoge los residuos que producen y traslada al personal de recambio en las mismas.

( Museo Antártico Salas 15 –17 - 19)